Discipulado 9: Que tiene que ver Jesus con la Salvacion

10:03 a. m.


Escuchar discipulado:  Click aquí
Descargar: Clik Derecho/Guardar como Aquí


Clase 9

La Salvación es el tema más importante de la Biblia y el más importante de tu vida y la mía y no sólo de nuestra vida, sino también de nuestra muerte.
Para saber qué es salvación y qué hacer para ir al cielo, haz click aquí.

Pero lo asombroso es que la salvación se centra en Jesús.

La salvación no depende de la religión, ni de lo buenos que seamos, ni de nuestras buenas obras. Nada de lo que hagamos nos salva. Sólo Jesús salva.



¿Cómo interviene Jesús en la Salvación?

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.
Romanos 3:23

Cualquiera que peca, queda por fuera del cielo. Y ya todos pecamos, quedando destituidos de la gloria de Dios.

Cuando Adán pecó, sólo por comer una fruta, quedó por fuera del jardín del Edén y fue condenado a morir. Porque el castigo por pecar, cualquiera que fuere el pecado, es la pena de muerte.

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Romanos 6:23

Así que todos estamos condenados, sin posibilidad de ir al cielo. Salvarse es imposible, porque no pecar es imposible. Jesús mismo lo dijo:

Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres ESTO ES IMPOSIBLE; mas para Dios todo es posible. Mateo 19:25-26

Entonces a Dios el Padre, se le ocurrió una solución. Que Jesús, que no ha cometido ningún pecado, pague por los pecados de todos los que sí pecan.

Porque así como por la desobediencia de un hombre (Adán) los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno (Jesús), los muchos serán constituidos justos. Romanos 5:19


El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Mateo 20:28


Mas él (Jesús) herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Isaías 53:5

Jesús entonces fue sentenciado, con grandes tormentos. Fue acusado en un juicio público arreglado e injusto, azotado, encarcelado, desnudado, abofeteado, con coroza de espinas que hicieron sangrar sus sienes, sin comer ni beber nada, cargando una pesada cruz de madera durante un tramo, traspasadas sus muñecas con inmensos clavos metálicos que sostenían el peso de su cuerpo, colgado al sol delante de todos por horas hasta morir por asfixia y desangramiento, en medio de dos ladrones y atravesado su costado por una lanza romana. Todo este martirio sólo por amor a ti. ¿Alguien más ha hecho algo así por amor a tí, a cambio de nada?



Por eso, sólo Jesús salva. Jesús es el que nos abre la puerta del cielo, porque es imposible que nosotros las abramos.

Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
Juan 10:9

Aunque por pecar, la sentencia es pena de muerte, Jesús nos da vida, mucha vida.

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
Juan 11:25

Aunque todos pecamos, de mil maneras y en grandes magnitudes, Jesús quita el pecado del mundo.

Jesús es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
Juan 1:29

Dios el Padre te ama, te ama tanto, que ha preferido que su Hijo Santo y perfecto sufra y pague, en lugar de que sufras y pagues tú:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, Jesús, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
Juan 3:16-17

Sólo Jesús salva. Jesús es nuestra única y gran oportunidad:

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
Hechos 4:12

Por eso, reconoce con tu boca que sólo Jesús es el dueño, el Señor. Es lo que Dios pide que hagamos para que esa puerta sea abierta. Para que tú y yo seamos salvos:

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
Romanos 10:9


Tarea

1. Di en voz alta:

"Jesús, nadie me ha amado ni ha confiado tanto en mí, como tú. Nada ni nadie podrá reemplazar el sacrificio intenso, cruel y doloroso que hiciste tú por mí, para limpiar mis pecados y llevarme al cielo. Perdóname Jesús. Perdóname por ignorar tu amor, y lo que has hecho por mí y mi salvación. Tu eres mi Señor. Ayúdame a ser la persona que tu quieres que yo sea. Y ayúdame con mis cargas, necesidades y angustias. Amén"

2. Escribe en tu agenda estos nuevos conceptos. Lo que no escribes se te olvida.

3. Piensa en que si Jesús se ha portado tan bien contigo y te ha dado tanta oportunidad a pesar de nuestra ingratitud, entonces también merece oportunidad ese amigo o familiar con quien estamos tan molestos. Llámale, háblale, invítale, convérsale, dale oportunidad. Jesús ha demostrado que se puede amar y perdonar a pesar de todo.

4. Por favor, lee de nuevo este versículo:


Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, Jesús, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 
Juan 3:16


Hace unos días viajamos a Bucaramanga para dar un curso prematrimonial y a ministrar a algunas parejas. Comimos, paseamos, conocimos, descansamos, nadamos... ¿No es Dios divertido? Déjate querer.. sólo faltas tú.






Primer discipulado





Déjate querer. Déjanos tu email:


You Might Also Like

0 comentarios

Entradas recientes

Instagram