Discipulado 8: ¿Qué hacer para ir al cielo? ¿Cómo recibo salvación?

1:37 p. m.


Escuchar discipulado:  Click aquí
Descargar: Clik Derecho/Guardar como Aquí


Clase 8



Ya hemos visto lo que significa salvación (click aquí). Ahora veremos qué hay que hacer para salvarse, cómo ir al cielo.



La biblia dice:

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:9



Según este pasaje, tú y yo tenemos que hacer 4 cosas para salvarnos del infierno e ir al cielo.



1. Confesar con la boca

Por alguna extraña razón, a Dios le importa lo que decimos con la boca.

La muerte y la vida están en poder de la lengua,

Y el que la ama comerá de sus frutos. Proverbios 18:21



No se trata de pensar, meditar, aceptar, sino de DECIR. Confesar es declarar públicamente, decir. Decir con la boca, en voz alta. Pero, ¿confesar qué?



2. Que Jesús



Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo, pero en su soberanía, Dios ha querido que sea a través de Jesús, el mecanismo de salvación. Jesús es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. La biblia está llena de personajes fantásticos como la Virgen María, David, Moisés, pero Dios ha dispuesto que la salvación sea a través de Jesús. Jesús es el Salvador. Jesús es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Jesús es la Puerta de las Ovejas, Jesús es la Resurrección y la vida, y el que cree en Jesús no morirá para siempre. La salvación no se trata de creer en Dios. Tiene que ver con confesar que Jesús.

Creer en Dios no me lleva al cielo:

Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. Santiago 2:19

Pero aún así, ¿confesar qué?



3. Que Jesús es el Señor.



Señor quiere decir DUEÑO. Propietario, amo. Dios quiere que yo viva mi vida para Jesús y que reconozca que Jesús es el dueño, el que manda, el que decide, el jefe, el presidente, el gerente, el papá. Dios definitivamente quiere que mi vida le pertenezca y viva para Él (más información click aquí). Jesús es el Señor. No es más importante que el Padre, ni que el espíritu santo, pero Dios dispuso que Jesús fuera el Señor.

La biblia dice:

Jesús, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo ES EL SEÑOR, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2:6-11



4. Creer que Dios resucitó a Jesús de los muertos.



Jesús murió por los pecados tuyos y míos, pero resucitó y está sentado a la derecha del Padre. Jesús vive



Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. Mateo 28:5-6



Resumen



¿Qué hay que hacer para ir al cielo?

4 cosas:

1. Decir con la boca

2. Que Jesús

3. Jesús es el Señor

4. Creer que Dios levantó a Jesús de los muertos


Tarea:

1. Esta es la tarea más importante de toda tu vida, y la más importante para aquellos que amas:

Di, ahora mismo, no lo dejes para después, en voz alta, dile a Jesús, él te escucha, las siguientes palabras:



"Señor Jesús, confieso con mi boca que tú eres el Señor, que tú eres mi dueño. Creo en mi corazón que Dios te levantó de los muertos. Ayúdame a creer, ayúdame a obedecer porque eres el dueño. Y perdóname. Perdóname cada pecado mío, Señor Jesús y haz de mí la persona que tú quieres que sea. Enséñame a conocerte, a escucharte, a obedecerte, a amarte. Mi vida es tuya, porque tú, Jesús, eres el Señor. Hago esta oración en tu propio nombre, en el nombre de Jesús, Amén."



2. Lee el siguiente versículo:

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:9



3. Escribe en una agenda tus tareas, tus compromisos, tus preguntas, los nuevos conceptos. Si no escribes, se te olvida.



4. Pregunta! Si no preguntas, no creces. ¿No te crean inquietudes estas palabras? Por ejemplo: ¿Ir al cielo es así de fácil, sólo hacer una oración? ¿Me puedo portar mal pero sólo por decir que Jesús es el Señor, ya por eso puedo ir al cielo? Si tienes preguntas, pregúntame.



En días pasados, algunos lectores de esta página salimos a la laguna de Guatavita, en Cundinamarca, Colombia. Comimos, viajamos, conocimos, leimos la biblia y crecimos, y nos divertimos mucho. ¿No es Dios divertido? Sólo faltas tu.  
Primer discipulado
Déjate querer. Déjanos tu email:

You Might Also Like

0 comentarios

Entradas recientes

Instagram